Archive for June, 2014

Calidad en la grabación de locuciones

Escuchando spots en radios importantes frente a algunos de radio local, o en los anuncios antes de una película de cine, somos capaces de apreciar diferencias obvias de calidad de sonido de la voz.
Encontraremos locutores impecables (voces masculinas con graves espectaculares y carácter, o voces femeninas cálidas y nítidas…) en anuncios de grandes marcas o en trailers de películas, pero cuando se intercalan anuncios de un comercio local resulta a veces obvio que la calidad no es la misma, ni la impresión que produce.
Encontramos diferencias también continuamente en videos corporativos en Youtube, anuncios de Spotify…

Una buena grabación de voz empieza, por supuesto, por un locutor profesional al frente, bien elegido para el tono y el contenido, que posea una buena técnica y la expresividad necesaria para lo que la marca necesita transmitir.
No se reduce todo a “una voz bonita”, sino que es necesaria la formación y la experiencia como en toda profesión artística, existiendo por supuesto locutores de distintas categorías.

Y luego viene la parte técnica, que es lo que nos ocupa.

Una buena cadena de señal, con un micrófono de primer nivel y respuesta adecuada para el tipo de voz que estamos grabando, y un previo y convertidor A/D de altas especificaciones técnicas, es el primer paso necesario para una grabación profesional. También unos buenos monitores de estudio, y auriculares…
Pero no termina todo aquí – y entraremos en los dos terrenos donde ciertamente ocurren las principales diferencias de calidad en grabaciones de locuciones en general.

 

qua3

 

 ¡La SALA!

Interesa que nuestro micrófono capte la voz “seca” y nada más – sin el sonido típico de la sala (eco y resonancias) que presentan de forma natural todos los recintos sin corrección acústica.
Éste es el  problema más habitual de las grabaciones de voz de menor nivel.
Y, por supuesto, no es aceptable escuchar ruido de coches, animales u otras voces a lo lejos, problema que encontraremos en salas no insonorizadas.

 

 … y el post-procesado…

Para trabajar con la voz una vez grabada, hay que dominar las técnicas para los procesos típicos:

  • Puerta de ruido o expansor – reduce o silencia el audio automáticamente cuando el locutor no habla, de este modo se eliminan ruidos típicos de la boca en las pausas, o algunas respiraciones, simplificando luego la edición manual.
    También consigue un resultado más limpio en general.
    Pero cuidado, ya que si está mal configurado, perderemos algunos principios o finales de frase, o haremos que la voz suene entrecortada, problema que se escucha también a veces y que está claro que no es aceptable.
  • Compresor – este es el proceso más difícil de manejar para un novato, pero vale la pena estudiar y comprender su funcionamiento ya que, con los ajustes correctos, nos dará el típico sonido de voz en primer plano, presente y perfectamente inteligible que es lo que se necesita.
    Básicamente, reduce la diferencia de volumen entre unas sílabas y otras, y hará que las consonantes más fuertes, como las plosivas, entren de uno u otro modo (con mayor impacto, o con suavidad…).
    En conjunto, aporta un carácter determinado a cómo fluye la voz.
  • Ecualizador – normalmente en una locución lo usaremos para cortar subgraves, o para compensar alguna característica de una voz en concreto (demasiado estridente con un determinado  micrófono, por ejemplo). Si la elección ha sido buena y la colocación frente al micrófono correcta, no será necesario ecualizar demasiado, y también tendremos un resultado más puro.
  • De-esser – suaviza posibles estridencias producidas por las eses, ese fonema diabólico para las voces una vez captadas por el micro y luego pasadas por el compresor… esto varía según el caso, siendo también más afectadas algunas voces – y micrófonos.
  • Limitador – con él ajustaremos el volumen final segun los estándares… sin excedernos.
    Ya que, lo que hace en realidad es distorsionar la señal en los picos, y si lo queremos hacer sonar más fuerte de lo necesario, distorsionará a niveles perceptibles y puede sonar realmente mal.
    Así que hay que saber qué volumen es suficiente y encontrar el punto óptimo – conjuntamente con el compresor.

 

 … más la edición manual.

Finalmente está la edición manual, para corregir el tiempo de separación entre frases o párrafos, o reducir o eliminar respiraciones fuertes, por ejemplo. Aunque para un resultado natural, ¡no hace falta eliminarlas todas! Las respiraciones hacen que suene como un ser humano hablando, lo cual no tiene nada de malo, y un buen locutor tiene técnica para que esto no sea problemático en una grabación larga como el caso de un curso de e-learning, por ejemplo.

Una buena técnica de edición puede además hacer maravillas – como obtener una toma perfecta a partir de distintas tomas del locutor, combinando palabras o incluso reemplazando sílabas o fonemas si hiciera falta… A veces, un cliente advierte algún problema en el texto después que la grabación ya ha sido realizada, y la edición puede permitir en ocasiones solucionarlo, sin que sea necesario convocar de nuevo al locutor.

 

Cabe decir que a menudo estos problemas están relacionados: si la sala de edición tampoco tiene una acústica lo suficientemente indicada (neutra), esto dificulta luego advertir la presencia de estos problemas, ya que no se es consciente de cómo suena en realidad.

Cuando una marca necesita una grabación de voz para presentarse al público, estos son los requisitos técnicos fundamentales para que la locución ofrezca la impresión y el resultado profesional que necesita.

 

Héctor Xiqués
www.onasound.com
Estudio de grabación de Barcelona