La ACTITUD al encarar una mezcla, más y más activa (cada día)

Pones un compresor, o un envío de reverb… Configuras el proceso “correctamente”. ¿Escuchas, te conformas, lo asumes y sigues adelante?

No no, Héctor, pero qué haces. Una actitud activa es, ¿suena como quiero que suene? ¿Qué tenía en la cabeza para esa pista? ¿Cómo tenía que encajar en el conjunto?
“Reseteas” la cabeza escuchando referencias. En este caso, Haim, Echo and the Bunnymen, Florence and the Machine, Beck y unas cuantas más, por diferentes motivos. Trocitos de varias canciones.
Luego paras. El Stop es muy importante, a veces tiendes a tener cosas sonando todo el rato y sabes que no es bueno.

Visualizas, imaginas la canción y la pista en la que estás trabajando. ¿Cómo suena en la cabeza, en el universo de la música que suena perfecta?

Ahora das al play y escuchas. ¿qué diferencias hay entre lo que imaginabas y cómo suena en este momento? Seguro que descubres cosas.

Luego, “un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer”, con esa pista. Trabajar la EQ, la compresión, la saturación si utilizas, el ambiente, lo que hayas visto.  Tienes el control de cómo sonará, “coges el toro por los cuernos”.

Leave a Reply